Zumos Verdes, «más que un zumo»

zumos verdes

Últimamente están muy de moda los Zumos Verdes y de hecho se lee, se habla y escucha mucho sobre ellos.

Y como no podía ser de otra manera, tenía que empezar el blog (teniendo en cuenta a nuestra protagonista “Juissen By Xevi Verdaguer”),  hablando de los zumos verdes “y a veces, no tan verdes”  y sus propiedades respecto a la salud, porque ante todo, son terapéuticos,  y aportando así mi granito de arena  en este tema.

¿Pero, qué es un Zumo Verde?

Un zumo, no hay que confundirlo con un batido, ni con un Smoothie.

Un zumo “verde” y de hecho se llama así porque son bebidas líquidas sin parte de la fibra (insoluble) y que se hacen principalmente con verduras (80-85%) y frutas (15-20%).

Cierto es que luego cada uno le saca el partido que quiere, pero un zumo verde y terapéuticamente hablando es eso…verdura, verdura, verdura, “si es de hoja verde mejor”….y una o dos frutas como mucho) .

¿Pero, qué es eso de que no lleven fibra y porqué?

Esta pregunta se hace mucho, y la verdad es que hay un poco de confusión y controversia con este tema de la fibra.

Los extractores de prensado en frío Juissen, lo que hacen es separar por un lado la parte líquida, de la pulpa.

Esto hace que se pierda la fibra insoluble, pero no la “fibra soluble”, y de hecho esta es extraordinaria para nuestra salud y nuestro sistema digestivo, además ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre y sirve de alimento para nuestra microbiota intestinal, lo cual nos aporta muchos de beneficios para nuestra salud.

¿Qué beneficios nos aportan para la salud?

En los zumos verdes, las  vitaminas, minerales y antioxidantes presentes en las frutas y verduras  están más concentrados y pasarán directamente a la sangre sin apenas trabajo para nuestro sistema digestivo.

Las digestiones se lleven a cabo con el mínimo esfuerzo, por lo que nuestro sistema digestivo trabajará mucho menos y nuestras células podrán emplear la energía para otras tareas como limpiar y reponer nuestro organismo.

Aumentan nuestra energía y nos aportan vitalidad.

Refuerzan nuestro Sistema Inmunitario, ayudando a mantenerlo sano.

Nos ayudan a eliminar toxinas, limpiar nuestra piel y a alcalinizar y oxigenar la sangre.

Nos ayudan a equilibrar el cuerpo y la mente, regulando nuestro sistema nervioso y reforzando nuestro así nuestro bienestar.

Reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares y nos ayudan a controlar el peso, reduciendo así enfermedades como la obesidad, diabetes.

La mayoría contienen clorofila, por lo que son ricos en sustancias antioxidantes. Además de betacarotenos, vitaminas C, E y Selenio que son nutrientes que protegen nuestras membranas celulares contra el daño de los Radicales Libres y ayudan a nuestro cuerpo a deshacerse de las toxinas.

Los alimentos se consumen crudos manteniendo intactas sus enzimas, esto nos va a aportar “vida” a nuestro organismo y muchos beneficios para la salud.

Nos aportan gran cantidad de agua, y nuestras células están compuestas principalmente de agua que resulta imprescindible para el buen funcionamiento de las mismas.

Son ideales para nutrir, en personas mayores y/o los niños o personas con problemas para digerir.

¿Cómo podemos disfrutar aún mas de las ventajas que nos ofrecen?

Para empezar escogemos un buen método de extracción que nos permita conservar la máxima cantidad y calidad de vitaminas y minerales presentes de forma natural, en la fruta y la verdura cruda.

Esto se consigue con los extractores Juissen de prensado en frío.

Actúan prensando lentamente las frutas y verduras extrayendo de esta manera más cantidad de nutrientes en cada zumo.

Los alimentos se van aplastando mediante rozamiento contra las paredes, donde se encuentra una especie de malla metálica, en la que el zumo de la fruta y verdura se va extrayendo de manera continuada y separada de la pulpa.

Con este método obtienes más cantidad de zumo ya que la pulpa sobrante sale mucho más seca.

Tanto la pulpa como el líquido son expulsados y recogidos en dos recipientes por separado.

Además posee la ventaja de que  genera menos rozamiento y menos calor que otros métodos,  por lo que se van a conservar mucho mejor todos los micronutrientes incluyendo sus enzimas, que son las que nos van a facilitar la asimilación y la digestión.

Nos va a permitir disfrutar al máximo de cada uno de los sabores, evitando también la oxidación, ya que prácticamente  no hay contacto con el oxígeno y de esta manera se conservarán durante más tiempo toda la riqueza de sus vitaminas y minerales.

Algunos “consejos”:

  • Escoge alimentos sanos y de temporada para tus zumos, preferiblemente ecológicos y sin procesar.
  • Tómalos con el estómago vacío, preferiblemente en ayunas, así absorberás mejor los nutrientes del zumo.
  • Cuando utilices semillas, tuéstalas ligeramente antes de triturarlas, de esta manera te asegurarás de que el ácido fítico o fitato, que contienen y que reduce la absorción de minerales esenciales como el hierro, el zinc y el calcio, se reducen considerablemente favoreciendo la asimilación de estos minerales.
  • Te propongo que en todos los zumos que lleven zanahoria y/o tomate añadas una cucharada sopera de aceite de oliva virgen (u otro aceite vegetal virgen) cuando tengamos listo el zumo, de esta forma los betacarotenos (de la zanahoria) o el licopeno (del tomate) se absorberán aun mejor.
  • Los zumos que lleven pomelo se aconseja, tener precaución o no tomar en caso de estar tomando algún fármaco (actúan aumentando las concentraciones de ciertos fármacos durante más tiempo en sangre).
  • Se pueden conservar las vitaminas y minerales en perfecto estado hasta 24 horas en el refrigerador, por lo que podrás hacer más cantidad de zumo y guardarlo en recipientes de cristal con cierre de tapón hermético.
  • Se recomienda también que a la hora de llenar el recipiente de cristal, no dejarlo por la mitad, es decir, siempre será mejor llenar hasta arriba, de esta manera evitaremos que se oxide el zumo, al haber menos contacto con el oxígeno.

Salud para todos!! 

Sheila Farràs.