Mousse de chocolate negro y zumo de uva

mousse-xocolata

Os voy a presentar el postre que hice en cumbre de inspiración dominguera una tarde en casa con la Juissen (…y con ganas de chocolatear…).

El verdadero nombre de este postre sería: Mousse de Chocolate negro con zumo de uva, infusionado al jengibre, corteza de naranja y canela.

Tengo que advertir, que este postre es para verdaderos amantes del chocolate negro (99% cacao). Su sabor es fuerte, tirando a amargo y con un toque picante y dulce…delicioso..!!!

Ya en sus orígenes el cacao era utilizado con fines terapéuticos por los mezquitas, por su efecto calórico, energizante y calmante e incluso como ungüento para las heridas.

Y es que pienso yo, con lo bueno que está el chocolate y las propiedades tan interesantes que tiene y lo mal aprovechado que está en muchas ocasiones.Y esto lamentablemente se debe a la forma en que se consume el chocolate hoy en día (más azúcar que cacao, procesado, con leche…).

Por eso recomiendo: consumir con moderación y a poder ser de procedencia ecológica y/o comercio justo, con un mínimo de 70% de cacao y azúcar integral de caña o de coco (hay casas comerciales que los venden con estas características).

Voy a empezar explicando algunas de las propiedades que posee esta Mousse de chocolate negro y hay una frase que me gusta y define muy bien Plutarco, escritor griego, que dice: “Disfrutar de todos los placeres es insensato; evitarlos, insensible”  (y yo añado: …con moderación y sentido común…como siempre).

Fuente de antioxidantes y minerales.

Esta Mousse está llena de sorpresas, por un lado tenemos las propiedades del cacao, que nutricionalmente nos aporta buenas dosis de minerales como el  hierro, magnesio y calcio y también aunque en menos proporción algunas vitaminas del complejo B, como la B9 (ácido fólico).

Gran fuente de antioxidantes, por su alto contenido el flavonoides que actúan previniendo la acumulación de radicales libres y el envejecimiento de nuestras células.

Fuente de hidratos de carbono, fibras solubles y ácidos grasos saturados procedentes de la manteca del cacao, que en este caso nos ayudan a controlar el colesterol en sangre, aumentando el colesterol “bueno” y disminuyendo el “malo”.

Contiene una sustancia llamada feniletilamina, producida por el cerebro que pertenece a un tipo de anfetaminas, se ha relacionado esta sustancia con el enamoramiento y/o sobreexcitación, por lo que no es de extrañar el amor que sentimos muchos por el chocolate…y es que se deja querer…

También  contiene triptófano un aminoácido esencial, que produce en el cerebro otra sustancia que nos hace sentir bien y felices, que es la serotonina, que actúa como antidepresivo natural y anti-estrés.

Concluyendo:

El chocolate consumido en pequeñas cantidades, actúa como un potente  antioxidante y antienvejecimiento, además se le otorgan propiedades anti-cancerígenas, antidepresivo natural, antiestrés, ayuda a controlar los niveles de colesterol y presión arterial alta, por lo que reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, también ayuda a combatir la fatiga, aumentando así nuestra energía…

Toda esto hay que sumarlo al dulzor natural de la uva negra y sus propiedades antioxidantes.

A la naturaleza caliente y picante, del jengibre, que actúa mejorando la circulación sanguínea (beneficios cardiovasculares).

Los cítricos (corteza de naranja), suelen tener sus aceites esenciales en la piel y estos cuentan con propiedades  que actúan como antioxidantes.

Receta:

Las cantidades de esta receta son orientativas, con las citadas aquí salen 2-3 Mousse en vaso de tamaño pequeño.

Ingredientes:

  • 100 gr. de chocolate negro. Yo utilicé 99% de cacao y con azúcar integral de caña.
  • 200 ml de agua mineral natural.
  • 2 trozos laminados de jengibre (tamaño del dedo pulgar).
  • 3-4 láminas de corteza de naranja (lavar bien la piel de la naranja antes).
  • ½  rama de canela.
  • Un racimo de uva negra de tamaño grande,  la uva será el ingrediente estrella que le dará dulzor natural a la Mousse, (tienes que tener en cuenta que tiene que salir la cantidad final en líquido de unos 125ml).

Preparación:

1- Preparar la infusión junto con el agua, el jengibre (notarás un toque picante), la corteza de naranja y la canela. Infusionar todo junto durante 10-15 minutos a fuego lento. Reposar 10-15 minutos más. Colar y reservar el líquido.

2- Deshacer el chocolate negro en el líquido (125ml), de la infusión, una vez reposado y retirado del fuego. Si fuera necesario terminar de deshacer   a fuego lento.

3- Preparar el zumo de uva negra, lavando primero bien las uvas e  introduciendo en el extractor Juissen By Xevi Verdaguer. La cantidad de zumo debe ser de 125 ml aprox.

4- Mezclar todos los ingredientes en un bol.

5- Dejar reposar y enfriar la mezcla en la nevera al menos 10-12 horas, si quieres ya puedes hacerlo en vasos separados. Yo lo hice todo junto en un vaso más grande y pasadas las 10-12 horas, lo preparé con la ayuda de un sifón de espumas (utensilio de cocina), que le dio la textura que se ve en la foto tipo Mousse. De todas formas tengo que decir que su textura sin utilizar el sifón es deliciosa (queda como si fueran natillas, espesas).

6- Adornar al gusto.

Ideas:

Si gusta más dulce se puede utilizar chocolate con un % más bajo de cacao (min 70%),  o también añadir un plátano maduro (triturado) a la mezcla, o pasas de corinto.

A disfrutar..!!!

 

Sheila Farràs.