Zumos «Antianémicos»

foto zumo anemia retocada

Vamos a empezar aclarando un poco el concepto de Anemia, qué es y cómo podemos ayudar a mejorar sus síntomas a través de la alimentación y sobre todo con lo que más nos gusta: zumos Juissen By Xevi Verdaguer.

La anemia, qué es?

Principalmente es la falta de glóbulos rojos sanos.

Los glóbulos rojos son los encargados de suministrar el oxígeno desde los pulmones a los tejidos corporales, por lo que una falta de estos, reducirá la oxigenación celular.

Para transportar el oxígeno dentro de los glóbulos rojos, cuentan con la hemoglobina que es una proteína que contiene hierro en su interior y que además le otorga el color rojo a la  sangre. Las personas con anemia no tienen suficiente hemoglobina. 

Debido a esta falta de oxígeno que nuestro cuerpo necesita para quemar nutrientes, como la glucosa, la grasa y las proteínas,  habrá menos oxigenación celular y por lo tanto nuestro cuerpo generará menos energía, esto hará que nos sintamos mucho más cansados y fatigados.

Síntomas típicamente relacionados con al anemia:

  • Debilidad, cansancio, fatiga continuada.
  • Sueño, incluso después de haber dormido las horas necesarias.
  • Cambios de humor (malhumorado)
  • Problemas de concentración.
  • Insomnio.
  • Dolor de cabeza.
  • Color pálido en la piel.
  • Color pálido en la esclerótica de los ojos.
  • Caída de cabello.
  • Uñas frágiles y quebradizas.
  • Piel más deteriorada y seca.
  • Arritmias.
  • Menor respuesta del sistema inmunitario, por lo tanto más riesgo de infecciones.

Breve resumen de la clasificación de las Anemias:

  • Anemia Ferropénica: por falta de hierro, es la más habitual.
  • Anemia Talasemia: alteración congénita.
  • Anemia Hemolítica: degradación exagerada de glóbulos rojos.
  • Anemia Microcítica: los glóbulos rojos son pequeños.
  • Anemia Normocítica: los glóbulos rojos son normales pero hay pocos.
  • Anemia Macrocítica o Megaloblástica: los glóbulos rojos son grandes. Esta anemia se produce por falta de vitamina B12 o B9.
  • Anemia Perniciosa: fallo congénito de la absorción de la vitamina B12.

¿Cúales serían las causas más frecuentes de la anemia?

Pérdidas de sangre. Sobretodo en mujeres en edad fértil o adolescente. Hay que descartar hemorrágicas internas.

Escasa o anómala producción de glóbulos rojos, frecuente en personas mayores.

Mala absorción de hierro por patologías intestinales.

Estados de inflamación o infecciones crónicas, ya que altera el control de la absorción del hierro por una hormona llamada Hepcidina. Mantener el hígado en buenas condiciones será una buena estrategia terapéutica.

Estrategias nutricionales para incorporar a nuestros zumos Juissen By Xevi Verdaguer:

En muchas ocasiones son las carencias alimentarias de Hierro y ciertas vitaminas como el ácido fólico y la vitamina B12, las causantes de la mayoría de las anemias.

Nuestro cuerpo necesita una dieta rica en vitaminas, minerales y ciertos nutrientes para producir suficientes glóbulos rojos.

Citemos algunos:

Hierro: en nuestro organismo se encuentra en un 60-70 % formando parte de la hemoglobina, por lo que cumple una función clave para el transporte de oxígeno por la sangre.

Para nuestros zumos utilizaremos verduras y hortalizas de color verde oscuro y  algas, sobretodo el alga espirulina, alga dulce y alga espagueti de mar.

También en las semillas, las de sésamo (previamente triturado), chía, lino y calabaza. Además de hierro también nos aportaran dosis de ácidos grasos esenciales, que nos ayudaran a controlar los procesos inflamatorios comunes de las anemias.

Vitamina B12 y B9 (ácido fólico): un déficit de estas vitaminas se relaciona con anemia megaloblástica (macrocítica).

Fuentes de B9: levadura de cerveza, germen de trigo, vegetales de hoja verde, frutos secos, semillas (girasol).

La vitamina B12:  esta vitamina se encuentra sólo en productos de origen animal.

La B12 presente en los vegetales, son moléculas parecidas a la vitamina B12 activa, pero son considerados análogos inactivos. Es decir son parecidos pero no funcionan igual, por lo tanto no son fuente activa de B12.

Por lo tanto si hay un déficit de esta vitamina la encontraremos en productos de origen animal (almeja, mejillón, ostra, pescado, carne, huevos) o en forma de suplementación (siempre bajo la prescripción de un profesional cualificado).

Especias: como el orégano, el tomillo, el romero, comino y el hinojo.

Nos van a ayudar con los problemas de disbiosis intestinal, controlar el sobrecrecimiento bacteriano y estimular y depurar el hígado.

Cúrcuma: tiene un gran poder antiinflamatorio y combinado con la pimienta negra, gracias a un alcaloide natural de esta, aumentaremos aún mas la eficacia de la curcumina.

Verduras: gran poder antioxidante, nos protegen de los radicales libres, evitando el envejecimiento celular.

Destacamos las verduras cuyo pigmento natural el la Clorofila que la encontramos en las verduras de hoja verde como los berros, la rúcula, perejil, ortigas, alcachofas, coles y coles de Bruselas, menta, diente de León.

Otro pigmento interesante es la Betaína que le confiere el color rojo a la remolacha, nos va a ayudar a fabricar glóbulos rojos.

Jengibre: tiene la capacidad de generar calor, en estos casos hay que asegurarse que haya suficiente acidez en el estómago para conseguir una correcta absorción de minerales.

Útiles Consejos:

Hemos mencionado la importancia de aportar la suficiente cantidad de hierro a través de nuestra dieta, pero no menos importante es ayudar a favorecer su absorción y asimilación a nivel intestinal.

Aumentan la absorción de Hierro:

Vitamina C (acido ascórbico): facilitan la absorción del hierro en el intestino, además también nos van a ayudar a cargar los transportadores de hierro (transferrina) y a facilitar la formación de reserva (ferritina).

Pimiento rojo, pimiento verde, brócoli, kiwi, las bayas como el fresón, la frambuesa, grosellas, y arándanos, limón, lima, naranja, mandarina, piña.

Ácido cítrico: presente sobretodo en las frutas cítricas como el limón, la naranja, pomelo también en las bayas y frambuesas.

Ácido málico: lo encontramos sobretodo en las manzanas verdes, pero también en las uvas, membrillo, cerezas.

Acido láctico: productos fermentados como el chucrut.

Betacarotenos: lo encontramos en los alimentos con pigmentos anaranjados: zanahorias, calabazas, así como las hojas verdes.

Os propongo este zumo Anti-Anemia:

Ingredientes:

  • 2-3 manojos de hoja verde (berros, espinacas..)
  • 1 raíz de remolacha
  • 2 zanahorias
  • ½ lima
  • 1 cucharada de levadura de cerveza

Preparación: 

Lava y seca con un paño o papel de cocina las espinacas, las zanahorias ráspalas y lávalas bien, si los alimentos son ecológicos no hace falta pelarlos.

Pela la remolacha, trocea todos los ingredientes y pasa por el extractor Juissen By Xevi Verdaguer.

Deja emulsionar todos los ingredientes juntos dentro del extractor para que de esta manera se mezclen bien los sabores.

Sirve, añade la levadura de cerveza y bebe enseguida.

Salud…!!!

Sheila Farràs.